Monjas y Frailes

Calerueja cuenta con una comunidad de monjas contemplativas dominicas y otra de frailes dominicos. Están dedicados a la predicación desde sus diferentes carismas: oración, atención espiritual y pastoral, predicación a través del arte, etc.

Monjas

Comunidad de monjas dominicas

Este Monasterio fue fundado por Alfonso X el Sabio: Poco a poco se transformaría la casa solariega de los Guzmán en residencia monástica con una gran iglesia. En 1270 (Primer Centenario del nacimiento de Santo Domingo) el propio rey lo inauguró y les concedió a las monjas que lo ocuparon el Señorío de Caleruega, con el fin de que pudieran vivir y cumplir su misión de guardianas del lugar de nacimiento de Santo Domingo.

El Monasterio de Santo Domingo de Caleruega, por su carácter de Señorío es ciertamente peculiar dentro de la Orden Dominicana. Surgió, con su fisonomía, como una institución a cuya sombra protectora se acogían los antiguos vasallos del Señor de Guzmán. Por esta condición, los derechos tributarios y los deberes de gobierno, recaían directamente sobre las monjas.

Actualmente, en el Archivo del Monasterio se cuenta con varios Privilegios reales, donaciones a la fundación, ordenaciones de algunos Maestros de la Orden, Bulas papales, …que datan desde el siglo XIII y que están muy bien conservados.

Durante casi ochocientos años las monjas han sido fieles guardianas, no solo de estos documentos, sino que han cuidado de la casa de Domingo, de la espiritualidad dominicana y de la misión en el mundo de la Orden, para la cual este monasterio es un faro de luz hacia donde todo dominico mira.

Hoy, los grandes espacios del monasterio están habitados por doce monjas:

“Nuestra misión desde el carisma de dominicas contemplativas es hacer fecunda la Iglesia por nuestra manera de vivir, consagradas a Cristo en la oración y el silencio, alabando al Señor e intercediendo por nuestros hermanos los hombres, siendo también asiduas en el estudio, escrutando con un corazón ardiente la palabra de Dios, de tal manera que esta fecunde y pueda ser alimento para los demás”.

Es una comunidad acogedora, donde se abren las puertas a todos nuestros hermanos a compartir la oración litúrgica y la cercanía, que aquí se puede sentir, de Domingo de Caleruega y su familia.

 

Frailes

Desde 1270 (inicio de la presencia dominicana en el recién construido monasterio de monjas) hasta comienzos del siglo XX los frailes sólo estuvieron en Caleruega en su condición de asistentes espirituales de sus hermanas. Llegaron a residir habitualmente en la vicaría del monasterio unos cinco frailes; entre ellos: vicario, procurador, confesor-predicador, boticario. A partir de 1532 serán también párrocos de la villa.

En los primeros años del siglo XX el capellán tenía a veces a su cargo una escuela de latinidad para futuros clérigos o religiosos, que más tarde se convirtió, por acuerdo entre la provincia dominicana y el obispado de Osma, en Escuela Apostólica, hasta que, en 1922, fue trasladada a Las Caldas de Besaya.

A partir de 1947, siendo Maestro de la Orden Fray Manuel Suárez, se promovió un mejor acondicionamiento de Caleruega, coincidiendo con el creciente número de vocaciones en la provincia, que hacía necesario un nuevo noviciado, además del de Palencia. Con el consentimiento verbal de las monjas (ya que los terrenos eran suyos) se iniciaron las nuevas obras, colocando la primera piedra el 17 de abril de 1952. El contrato de cesión se firmó en 1955, y en ese mismo año la Santa Sede aprobó la erección del nuevo convento. Ésta tuvo lugar el 24 de septiembre de 1957, a cargo del Maestro de la Orden Fray Michael Browne. En 1966 Caleruega quedó como único noviciado de la provincia.

En 1970, como consecuencia de la celebración del centenario de santo Domingo, la resonancia que adquirió el lugar dentro de la Orden aconsejó destinar una parte importante del edificio a Casa de Espiritualidad (ya que, además, el número de novicios había descendido considerablemente). Con este motivo, comenzaron también a celebrarse los Encuentros de la Familia Dominicana, que subsisten hasta hoy, así como también se han ido sucediendo numerosas tandas de Ejercicios, Capítulos diversos (en 1958 y 1995 se celebraron sendos Capítulos Generales de los frailes), cursillos de espiritualidad, etc., y se han recibido incesantes visitas de muy distintas partes del mundo.
Ante el movimiento generado en torno a la Casa de Espiritualidad, se vio necesaria la remodelación a fondo del convento, con vistas a la revalorización del mismo como Primer Lugar Dominicano. Los trabajos correspondientes se iniciaron en mayo de 1990, finalizando en julio del año siguiente. La fisonomía actual de la casa proviene de esas obras.

El curso 1991-1992 fue el último en que se tuvo el noviciado en Caleruega, siendo trasladado a Sevilla para el curso siguiente. Desde entonces la comunidad se ha centrado básicamente en el Proyecto de la Casa de Espiritualidad. Para colaborar en este proyecto, se incorporó en 1992 una pequeña comunidad de hermanas dominicas de la Anunciata, reemplazada, de 2001 a 2011, por otra de dominicas Hijas de Nª Sª de Nazaret, de origen colombiano. Unas y otras vivieron en profunda sintonía con los frailes en la oración comunitaria y en la tarea de acogida a visitantes y peregrinos. Como reconocimiento a esta labor de promoción de la villa hacia el exterior, la Diputación de Burgos concedió al convento la Medalla de Oro de la Provincia en 2003.

Los frailes, además de su dedicación a la Casa de Espiritualidad, difundiendo el conocimiento de santo Domingo y de su carisma en la Iglesia, continuaron con las tareas de atención a la parroquia, capellanía de las monjas, actividades pastorales en diversos lugares y predicación. A estas ocupaciones hay que añadir otras más recientes de carácter literario (publicación de libros) y artístico (escultura) que siguen en vigor.

También en el año 1992 se iniciaron las Jornadas Medievales de estudio e investigación en torno a la época, la figura y la obra de santo Domingo, que prosiguieron en los tres años siguientes. Como efecto de estas Jornadas se acordó en 1995 la creación de una Biblioteca especializada en temas dominicanos y presidida por un fraile encargado de la misma. Se ha ido enriqueciendo sin cesar hasta nuestros días y constituye un inestimable instrumento de trabajo para cuantos deseen profundizar en el conocimiento de la Orden: sus orígenes, su historia, sus instituciones, sus personajes...

Símbolo del pasado de Caleruega, así como de su condición de Primer Lugar Dominicano, el Torreón de los Guzmanes, situado en pleno jardín del convento, ha merecido por parte de los frailes una atención continuada a lo largo del último medio siglo. En la actualidad está a punto de culminarse su más reciente remodelación, según proyecto respaldado por la Junta de Castilla y León. Sólo resta la instalación, por cuenta de la comunidad conventual, de un complejo tecnológico de carácter museístico e informativo sobre santo Domingo y su obra a lo largo de los siglos. Podrá ser visitado a partir del verano de 2013.

Orden de Predicadores

Dominicos - Orden de PRedicadores
Ir a www.dominicos.org



Fotos
Casa de Espiritualidad
Pueblo de Caleruega



Hospedería: descanso y ocio

Meditación, naturaleza, arte, historia y bodegas


Curso de Dominicanismo

Curso de 8 días visitando desde Caleruega los lugares dominicanos de Castilla.


Experiencia conventual

Ven y verás


Biblioteca dominicana

Biblioteca dominicana


Facebook


Categorías


Archivo
2017
      Julio
2016
      Octubre
      Septiembre
      Agosto
      Julio
      Mayo
      Abril
      Marzo
      Febrero
      Enero
2015
      Noviembre
2014
      Septiembre
      Julio
      Junio
      Febrero
2013
      Septiembre
      Julio
      Marzo


Vídeos

ver más vídeos
Convento y Monasterio
de Santo Domingo
CALERUEGA
Caleruega, Burgos, España
Frailes: 947 534 061
Monjas: 947 534 009
Realizado por:
Oficina Internet Dominicos